“Una mezcla de miedo y esperanza”

Por Enzo Nervi

Protesta chilena en Puerto Montt, diciembre de 2019. (Foto de Natalia Reyes Escobar).

Protesta en Puerto Montt, diciembre de 2019. (Foto de Natalia Reyes Escobar).

Reflexiones sobre la conversación entre Gabriel Boric y estudiantes hispanohablantes de la Universidad de Berkeley, 10 de febrero de 2020.

“Una mezcla de miedo y esperanza”. Con esta frase, el diputado chileno Gabriel Boric comenzó su conversatorio en UC Berkeley, refiriéndose al “estallido social”, el ciclo de manifestaciones sociales que han venido ocurriendo en Chile desde el 18 de octubre del 2019. Como chileno, sentí diversas emociones al escuchar esa frase. Primero, y bajo la esperanza de que una autoridad tendría respuestas sobre el futuro de mi país, no pude evitar sino sentir desesperanza al darme cuenta de que un Diputado de la República siente el mismo grado de incertidumbre que un ciudadano común. En segundo lugar, y luego de un mayor análisis, logré percibir las sinceras palabras del Diputado Boric como un intento de entregar completamente el protagonismo de las protestas a la ciudadanía, dejando atrás su pasado como líder estudiantil.

Como parte de la élite del país, según él mismo se identificó, Boric aprovechó para hacer un mea culpa sobre la percepción que se tiene actualmente respecto del Frente Amplio, coalición política a la que pertenece. Argumentó una excesiva “parlamentarización” donde, como Partido, se enfocaron en exceso en el Congreso, lo que se tradujo en una pérdida de cercanía e identidad con los movimientos sociales. Para Boric, todos los partidos políticos requieren una refundación después del 18 de octubre si quieren continuar en política, escuchando las demandas de la calle y replanteándose sus convicciones democráticas, para así lograr que la ciudadanía se sienta efectivamente representada por ellos.

Gabriel BorGabriel Boric escucha al congresista Giorgio Jackson, quien también asistió a la conversación. (Foto de Enzo Nervi.)ic escucha al congresista Giorgio Jackson, quien también asistió a la conversación. (Foto de Natalia Reyes Escobar.)

Gabriel Boric escucha al diputado Giorgio Jackson, quien también asistió a la conversación. (Foto de Enzo Nervi.)

Entendiendo plenamente el descontento con la clase política, Boric no intentó dar respuestas mesiánicas a la ciudadanía, ni ser el vocero de las actuales protestas, ni mostrarse como un experto en temas constitucionales. Boric procuró situarse como un ciudadano más, siendo su estrategia demostrar, a través de casos evidentes como la ley de pesca, o las disparidades en la justicia para ricos y pobres, que el contrato social instaurado en dictadura “tenía bases endebles que hicieron que colapsara”.

Según sus propias palabras, “no hay que ser experto ni abogado para darse cuenta de que la constitución del 80 está entrampada”. En este contexto, el Diputado se refirió a la votación del Senado para consagrar el agua como bien de uso público, donde, con 24 votos a favor y solo 12 en contra, se rechazó el proyecto. Mediante ese ejemplo, argumentó cuán necesario es crear una nueva Constitución que no tenga un vicio de origen, en vez de utilizar una sofisticada terminología legal para defender la opción aprobatoria en el tan esperado plebiscito.

Finalmente, el Diputado Boric citó al politólogo Juan Pablo Luna: “La élite está experimentando la incertidumbre que el resto de la sociedad tiene en su vida cotidiana”. A pesar de que, como la mayoría de los chilenos, esperaba tener respuestas concretas sobre la situación del país, después del conversatorio concluyo que hay certeza en cuanto a que el estallido social logró democratizar la incertidumbre en Chile, y así también, regaló esperanza a quienes han sido víctimas del modelo neoliberal implantado durante la dictadura de Pinochet.

Enzo Nervi.

Enzo Nervi

Enzo Nervi es estudiante del Programa de Maestría en Prácticas de Desarrollo de UC Berkeley y es de Valparaíso, Chile. Después de recibir una licenciatura en Economía y Administración y una Maestría en Economía y Políticas Públicas de la Universidad Adolfo Ibáñez, realizó una pasantía en la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de las Naciones Unidas. También fue asistente de enseñanza para el curso “El impacto de la globalización en América Latina”.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s